La FDA norteamericana ha dado su autorización a la firma californiana “Asterias Biotherapeutics”, para que a principios de 2015 inicie un ensayo clínico para validar la eficacia y seguridad del uso de células precursoras nerviosas obtenidas de celulas madres embrionarias en pacientes con lesión de la médula  espinal en la zona del cuello. Se incluirán 13 pacientes que recibirán el trasplante de células dentro del primer mes después de producirse la lesión. En realidad es este ensayo una continuación del que inicio Geron y que fue interrumpido por la propia firma comercial (Nature 513; 11,2014). Los resultados son indudablemente inciertos, pero lo que es seguro es que se van  a utilizar células madre embrionarias, que como se sabe, para obtenerlas, hay que destruir embriones humanos, lo que condiciona que este tipo de ensayos haya que valorarlos como éticamente muy negativos.