En ocasiones se ha recomendado el anticonceptivo Depo-provera para su uso en casos en que se requiera utilizarlo para tratar alguna afección ginecológica, por su efecto prácticamente anticonceptivo;  pero cuando se utiliza hay que tener en cuenta que no conviene usarlo más de dos años seguidos pues puede condicionar perdida de minerales óseos, que pueden afectar a la solidez de los huesos de las usuarias.