Se presenta de nuevo un proyecto de ley en el Parlamento inglés para aprobar el suicidio asistido en Inglaterra y Gales. Este nuevo proyecto es muy similar al que rige en Oregón, que permites a los médicos prescribir un fármaco letal a pacientes a los que no se les da más de seis meses de vida (BMJ 2014; 348: g3798).