Observatorio de Bioética, UCV

Signos de envejecimiento en el embrión

Embrión humano / Noticias / BIOÉTICA PRESS

Signos de envejecimiento en el embrión
07 marzo
22:20 2014

El proceso por el cual las células dejan de multiplicarse  es conocido como senescencia. Los biólogos  Hayflick y  Moorehead, en 1961,  crioconservaron células fetales humanas  y comprobaron que éstas se dividen unas 50 veces y luego simplemente dejan de hacerlo, lo mismo que ocurre en el cuerpo humano.

De hecho, las células senescentes están involucradas en muchos de los signos de la vejez: piel arrugada, cataratas y articulaciones artríticas, que se producen por efecto del aumento de estas  células. Por otro lado, se comprobó que disminuyendo las células senescentes  en  ratones se detectan signos de rejuvenecimiento en estos animales.

Considerando que en  todas las investigaciones las células senescentes habían sido encontradas solo en tejidos viejos o dañados, el último lugar donde se esperaría encontrarlas  era en el comienzo mismo de la vida, en el embrión.  Pero ahora, tres equipos de científicos han reportado haber  comunicado el mismo fenómeno en el comienzo de la vida.

Por primera vez, se han encontrado células senescentes en embriones, y los  científicos han presentado pruebas de que la senescencia es crucial para un desarrollo adecuado de estos.

Los descubrimientos plantean la posibilidad de que el  comienzo y el final de la vida estén íntimamente conectados. Para que la vida pueda tener un buen comienzo necesita de las células senescentes, es decir, la juventud necesita un poco de vejez.

Scott Lowe, un experto en  senescencia del “Memorial Sloan-Kettering Centre”,  que no ha participado en la investigación, ha elogiado los estudios,  que apuntan a un papel inesperado de la senectud,  y predijo que provocarán un animado debate entre los biólogos del desarrollo, que estudian cómo se forman los  embriones. “Ellos van a estar encantados con este descubrimiento o lo van a detestar”,  ha manifestado Lowe.

Si bien la senescencia puede ser una poderosa defensa contra el cáncer, al detener la multiplicación celular, sin embargo, esto se produce a un alto costo pues, aunque se pueden evitar procesos tumorales se acumula una cantidad creciente de células senescentes con la consecuencia de poder  favorecer procesos inflamatorios, dañando los tejidos y afectando nuestra salud.

A mediados de la última década del 2000, William Keyes, un biólogo del “Cold Spring Harbor Laboratory”, en Long Island, estudió la forma en la que la senescencia conduce al envejecimiento basado en experimentos genéticos  con ratones y  no encontró evidencia de que las células senescentes en los embriones tengan su ADN afectado. Tras su traslado al Centro de Regulación Genómica en España, decidió continuar su investigación sobre cómo  comienzan  las células normales a convertirse en senescentes, planteando la hipótesis de que lo hacen en respuesta a señales de las células vecinas.                                                                                                                                                                                                          

Una vez que una célula embrionaria se vuelve senescente, hace las dos cosas que todas las células senescentes hacen: deja de dividirse y secretan una especie de coctel químico, que puede favorecer  inflamaciones.                                       

Los nuevos experimentos sugieren que esta sustancia juega un papel diferente en el embrión que en el cuerpo de un adulto. Podrían actuar como una señal enviada a otras células para convertirse en diferentes tejidos. También podrían influir en los  tejidos para que  crezcan a ritmos diferentes de diversas formas.                                                   

Keyes  sospecha que el papel de las células senescentes  puede ser crucial para el correcto desarrollo del embrión. En consecuencia, cualquier acción en las células senescentes puede tener graves consecuencias para la vida embrionaria  (The New York Times, 21 de noviembre de 2013).

 

Signos de envejecimiento en el embrión
Relevancia

SINOPSIS: La senescencia es un proceso presente en el envejecimiento de las células de las personas. Ahora por primera vez se encuentran células senescentes en los embriones, lo que parece ser importante para que los embriones se desarrollen normalmente.

Temáticas
Compartir

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *