En los últimos meses los estados de California y Nueva Yersey han aprobado leyes que prohíben utilizar técnicas para revertir la homosexualidad en menores. El estado de Massachusetts está pensando hacer lo mismo (American Journal of Bioethics 13; nº 11 36, 2013).