En una encuesta en la que se compara la actitud de los psiquiatras y los médicos generales hacia la eutanasia y el suicidio asistido, se detecta que si se controla la práctica religiosa, los psiquiatras muestran actitudes más conservadoras que los médicos generales y otros especialistas. También las mujeres médicos tienen una actitud más conservadora (Bioethics27; 402-408,2013)