Observatorio de Bioética, UCV

¡La vida es más persistente de lo que parece!, dificultad ética y médica en determinar el momento de la muerte.

Noticias / Trasplante de órganos / BIOÉTICA PRESS / Testamento vital

¡La vida es más persistente de lo que parece!, dificultad ética y médica en determinar el momento de la muerte.
18 octubre
09:17 2013

Problema ético y médico de determinar con exactitud cuando la persona está realmente muerta. La vida es más persistente de lo que parece.

El determinar si un paciente está realmente muerto para poderle extraer un órgano con la finalidad de ser donado para trasplante, sigue siendo un problema médico y ético importante. En relación con ello, Dick Teresi, ha publicado un libro titulado “The undead”, en el que se aborda este problema. En él se pregunta Teresi “¿Cuándo una persona está realmente muerta?” Pregunta que puede tener diversas respuestas, que pueden tener amplias implicaciones en la actividad profesional médica e incluso en el negocio del tráfico de órganos, que en este momento significa más de 20.000 millones de dólares en los Estados Unidos. Ante la pregunta de quién está vivo o quién está muerto, Teresi asume que la ciencia es la que debe proporcionar la respuesta. Sin embargo, también afirma que una mala ciencia se ha utilizado para oscurecer la distinción entre vida y muerte, mientras que una buena ciencia parece demostrar que la vida es más persistente en los seres humanos de lo que nosotros imaginamos, y que ello, en ocasiones, puede ser ignorado por quienes se mueven alrededor del negocio de definir la muerte humana”, pues por otro lado, los criterios para determinarla han cambiado varias veces en las últimas décadas, e incluso ahora pueden variar de una jurisdicción a otra, aunque la muerte cerebral está siendo la medida de muerte de una persona humana cada vez más utilizada.

Pero además, la lista de circunstancias en las que se pude enmascarar la muerte de un paciente, según Teresi, se hace cada vez mayor, especialmente en las intoxicaciones por drogas y en las situaciones de hipotermia, en las que se puede establecer la existencia de muerte cerebral sin ser realmente así. Comenta Teresi, que individuos en estas circunstancias pueden orinar, sufrir ataques cardíacos, desarrollar úlceras de decúbito, sentir dolor e incluso en caso de mujeres poder tener hijos. Realmente ellos están casi muertos, pero no totalmente muertos. Son cadáveres a los que les late el corazón. En este sentido se puede decir que hay una zona gris entre la vida y la muerte irreversible, que se puede dar en muchas de las circunstancias anteriormente comentadas, y que estos individuos no totalmente muertos pueden ser potenciales donantes de órganos para trasplante, aunque para justificar éticamente estas donaciones, se ha afirmado que aunque el paciente no esté realmente muerto, el que pueda donar sus órganos significaría incluso un acto heroico que podría beneficiar a otras personas, pero, a juicio de Teresi, nadie puede hablar en nombre de esos potenciales donantes, casi muertos (Mac Farrant. The Globe and Mail: The undead, by Dick Teresi. 6-IV-2012).

¡La vida es más persistente de lo que parece!, dificultad ética y médica en determinar el momento de la muerte.
Relevancia

SINOPSIS: El libro ¿UNDEAD? ha levantado una estruendosa polémica impulsada por el negocio de tráfico de órganos que mueve 20.000 millones, solo en USA. ¿Se imagina teniendo que decidir si el paciente está realmente muerto y hay que descontarlo, aunque respira y late, porque se necesitan sus órganos urgentemente? ¿Bastaría un electroencefalograma plano…?

Temáticas
Compartir

Acerca del autor

Observatorio Bioética

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *

Suscribete a nuestros Newsletters

Selecciona lista(s):