Observatorio de Bioética, UCV

Vaticano estudia cómo ayudar a las mujeres que han abortado

Noticias

04 enero
18:29 2013

Subido el 24/02/2011

El departamento del Vaticano dedicado al estudio de temas relacionados con la Bioética y la defensa de la vida ha reunido en Roma a expertos de varias culturas y religiones para hablar sobre el trauma post aborto. Entre ellos a Justo Aznar, del Instituto de Ciencias de la Vida de Valencia, España para hablar sobre la repercusión del aborto en la psicología de la mujer.
Justo Aznar, Director del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir”, ha sido reconocido por la Generalitat Valenciana por su trayectoria profesional en el campo de la investigación científica biomédica y de las ciencias de la salud. De hecho, el propio Presidente de la Generalitat le ha agradecido personalmente “su esfuerzo y dedicación, así como la excelencia de su labor al servicio de la mejora de la calidad de vida de toda la sociedad valenciana”.

Resumir la trayectoria profesional que le ha supuesto esta mención no resulta fácil. De forma general, Aznar ha dirigido el Departamento de Biopatología Clínica y la Unidad de Investigación Bioquímica del Hospital Universitario La Fe de Valencia, desde 1974 hasta su jubilación en julio de 2006 y, entre tanto, ha sido Presidente de la Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia y de la Liga Mediterránea Contra la Enfermedad Tromboembólica.

Durante 25 años, ha sido Editor Jefe de diversas revistas médicas especializadas y ha pertenecido a numerosas Sociedades Científicas nacionales e internacionales. Ha publicado más de quinientos trabajos de investigación, gran parte de ellos en revistas del más alto nivel científico. Ha dirigido 20 Tesis Doctorales y ha colaborado y editado diversos libros, algunos de carácter internacional.

Le han sido concedidos diversos premios de investigación, destacando entre ellos el “Alberto Sols” (1998), a la mejor labor de investigación en Ciencias de la Salud. También el Colegio de Médicos de Valencia, con motivo de su primer centenario, le concedió, el “Santiago Grisolía” a la mejor labor de investigación. En junio de 2006, Aznar recibió el premio “Salud y Sociedad”, en su primera convocatoria, a la mejor “Trayectoria Profesional” de la Comunidad Valenciana, otorgado por la Consellería de Sanidad de la Generalitat y en 2007 el premio “Aparicio Garrido” concedido por la Asociación Española de Biopatología Médica, igualmente en su primera edición, como reconocimiento a su labor dentro de esta especialidad médica.

La dirección del Departamento de Biopatología Clínica del Hospital de La Fe, y dentro de él la investigación en temas de hemostasia y trombosis, le ha ocupado más de treinta años de su vida en los que ha cosechado éxitos profesionales y reconocimiento social. ¿Qué destacaría de este tiempo?

Lo primero que querría aclarar es que, aunque muchos reconocimientos son de carácter personal, el mérito de una labor de investigación siempre es de un grupo, en el que indudablemente su director juega un papel destacado. Nuestro grupo ha desarrollado su labor investigadora fundamentalmente en el campo de la hemostasia y trombosis, centrada tanto en aspectos básicos, como en su relación en diversas especialidades médicas, entre las que cabe destacar la ginecología y la cardiología.

Fruto de este trabajo de investigación han sido los más de 500 trabajos publicados, algunos de ellos en revistas del máximo prestigio, como pueden ser Nature, Nature Genetics, en el campo de la investigación básica y New England Journal of Medicine y Journal Clinical Investigation, en el campo clínico.

Su labor científica la ha compaginado siempre con la defensa de la cultura de la vida. Durante dos décadas ha desempeñado la presidencia de la Federación Española de Asociaciones Provida y su jubilación le ha permitido dedicarse plenamente a la Bioética desde la dirección del Instituto Universitario de Ciencias de la Vida de esta Universidad. ¿Considera posible ejercer la Medicina sin sustentarla en la ética?

El hombre es un animal moral, y el investigador, el clínico, el médico, como hombres que son, han de responder de sus actos profesionales desde una perspectiva ética, por lo que, consecuentemente, toda la investigación médica ha de ser matizada por la evaluación moral de lo que se hace.
Esta valoración ética de los actos médicos realizados debe responder a la bondad moral global de los mismos y no únicamente a su utilidad , aunque esta sea efectiva. Por ejemplo, la finalidad de la reproducción asistida es sin duda buena, pues se trata de intentar proporcionar un hijo a un matrimonio que no lo tiene; pero la globalidad moral de la misma merece una catalogación negativa pues su práctica conlleva la perdida de vida de embriones humanos, algo que éticamente parece difícil de admitir.

http://providaalicante.blogspot.com/2…

Vaticano estudia cómo ayudar a las mujeres que han abortado
Relevancia

SINOPSIS:
El departamento del Vaticano dedicado al estudio de temas relacionados con la Bioética y la defensa de la vida ha reunido en Roma a expertos de varias culturas y religiones para hablar sobre el trauma post aborto.

Temáticas
Compartir

Acerca del autor

Cristina Castillo Albarran

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *