El Observatorio de Bioéti­ca y Derecho de la Universidad de Barcelona (UB) advirtió el pasado 13 de diciembre sobre la pro­moción en exceso de la do­nación de órganos en pa­cientes vivos, al entender que debe ser «una práctica subsidiaria frente a la do­nación de cadáver».

En la presentación del “Documento sobre trasplante de órganos de donante vivo”, que se ha elaborado tras consultar durante un año a expertos médicos, juris­tas y filósofos, el Observa­torio ha constatado el alto nivel alcanzado por Espa­ña en la donación y el tras­plante de órganos, con una tasa de donación que llegó a los 32 casos por millón de habitantes en 2010. El informe señala que «toda­vía no se conocen suficien­temente bien los efectos reales físicos y psíquicos de una donación en vivo», por lo que recomienda realizar más estudios. En concreto, aborda la figura del buen samaritano (per­sona que decide donar un órgano sin un vínculo fa­miliar, dando pie al inicio de una cadena de trasplan­tes que engloba donacio­nes de otras personas) pa­ra «reivindicar cautela en su promoción».

También señala que la donación es «una conducta que va más allá de lo justo, por lo que no debe ser pro­movida por las autoridades públicas»

( Europa Press, 14-XII-2012).