Observatorio de Bioética, UCV

ACTIVIDADES CIENTÍFICAS

Eficacia del dispositivo intrauterino (DIU) y fármacos como métodos contraceptivos de emergencia

No cabe duda que los embarazos no deseados tras una relación sexual “no protegida”, es un problema social, médico y ético de indudable importancia.

El análisis de este problema se puede abordar desde distintas perspectivas,  siendo una de ellas la evaluación ética de su uso, aspecto que nosotros hemos abordado en profundidad en publicaciones anteriores 1,2,3,4,5  en las que concluimos que con respecto al mecanismo de acción los dos fármacos (el levonogestrel y el ulipristal acetato) utilizados en la contracepción de emergencia, en un porcentaje de casos próximo al 50 %, actúan por un mecanismo antiimplantatorio, y consecuentemente abortivo. Por esta razón, aparte de otros motivos, el uso de estos fármacos presenta objetivas dificultades éticas (ver AQUÍ).

Pero además, de estos dos fármacos, existen otros métodos para ser utilizados dentro de la contracepción de emergencia, entre ellos el dispositivo intrauterino (DIU). Respecto al mismo se plantean distintas preguntas, especialmente su eficacia, aspecto que se aborda en la más amplia revisión realizada hasta la fecha, según opinión de sus autores (Human Reproduction 27; 1994-2000, julio 2012).

En este comentario nuestro sobre el DIU nos centramos en su  eficacia, sin entrar en la consideración ética de su uso.

Comienzan su trabajo los autores comentando que al menos el 36 %  de los embarazos no son intencionados, porcentaje que en Estados Unidos se acerca al 50 %, lo que indudablemente constituye un problema social importante. Una de las posibilidades para evitar dichos embarazos no deseados es la denominada contracepción de emergencia. Para llevarla a cabo, existen dos estrategias, píldoras y el dispositivo intrauterino. Entre las primeras están, el levonorgestrel y la píldora de los 5 días después, que son los contraceptivos de emergencia más utilizados, como ya se ha comentado, en los países occidentales, y también la mifepristona (RU-486), que se utiliza sobre todo en China, Vietnam y Rusia.

El DIU, no impregnado de hormonas, se ha usado casi durante 35 años en la contracepción de emergencia, aunque sin no muy buenos resultados. El diseño de nuevos dispositivos intrauterinos se muestra más seguro y eficaz por lo que han sido recomendados por diversos organismos internacionales y sociedades científicas.

Con finalidad contraceptiva tras una relación sexual “no protegida”, el DIU  puede utilizarse los 5 días después de la misma, aunque algunas asociaciones profesionales sugieran que puede ser efectivo incluso después de los referidos 5 días de la relación sexual, incluso hasta 5 días después de la ovulación, aspecto este de importancia para evaluar su mecanismo de acción y consecuentemente su valoración ética.

En esta importante revisión se estudian 274 artículos, de ellos se seleccionan 48, que son considerados en profundidad, de los que por distintas razones se excluyen 6, por lo que al final son 42 los incluidos.

En dicho estudio, se concluye que el DIU es muy eficaz como método de contracepción de emergencia, con un índice de fallos menor del 1 por mil, lo que lo cualifica como el método más efectivo dentro de la contracepción de emergencia, seguido por la mifepristona y el ulipristal acetato (la píldora de los 5 días después), que tiene un índice de fallos de alrededor del 1,4 %, y del levonogestrel con un 3 %.

Sin embargo, estudios recientes que evalúan la aceptación del DIU como método de contracepción de emergencia comprueban su limitado uso, posiblemente por su elevado coste, por el tiempo necesario para encontrar un centro médico en donde se pueda ser implantado, por la falta de información sobre los potenciales inconvenientes, y las ventajas y riesgos de su uso.

En resumen, los autores concluyen que el DIU debería ser incluido entre los métodos utilizados rutinariamente en la contracepción de emergencia, pues según ellos es muy apropiado para conseguir los fines contraceptivos que se proponen.

Al margen de la evaluación técnica referida nos parece de interés referirnos, aunque sea brevemente, a su evaluación ética, que indudablemente hay que centrarla en determinar si el DIU actúa por un mecanismo anovulatorio o antimplantatorio (abortivo). En este sentido, es indudable que el DIU, si está impregnado de  hormonas, y se usa  antes de la ovulación,  puede actuar por un mecanismo anticonceptivo; pero si se implanta inmediatamente antes de la ovulación o posteriormente a ella, la gran mayoría de las veces actúa por un mecanismo antimplantatorio y consecuentemente abortivo. Ello viene especialmente refrendado por la afirmación de los autores de la revisión que comentamos, de que el DIU puede ser efectivo incluso cuando se inserta hasta 5 días después de la ovulación.

Hemos intentado ser objetivos con los datos que los autores refieren sobre la eficacia del DIU como método anticonceptivo, pero nos parece que de su evaluación no se puede excluir el aspecto ético al que finalmente nos  hemos referido.

Justo Aznar

Bibliografía

1. Aznar J

Mechanism of action of the morning after pill

Medicina e Morale nº3; 499-517, 2009

2. Aznar J

Ulipristal acetate. A new emergency contraceptive. Ethical aspects of its use.

Medicina e Morale nº1; 15-21, 2010

3. Aznar J, Tudela J

Ulipristal acetate. An emergency contraceptive

Medicina e Morale nº2; 233-245, 2011

4. Aznar J

Ética de la contracepción

Boletín de la Asociación Española de Farmacéuticos Católicos 48 8-11, 2011

5.Tudela J, Aznar J

Estudio del mecanismo de acción del anticonceptivo de emergencia Ella One y análisis de la información técnica suministrada por la Agencia Europea de Medicamentos (E.M.E.A)

Cuadernos de Bioética 22, 389-390, 2011

Suscríbete a Nuestros Newsletters

Selecciona los Newsletters:

Donaciones

Contacta con Nosotros:

Nombre:*
E-mail:*
Mensaje:

Libros

Suscribete a nuestros Newsletters

Selecciona lista(s):