Observatorio de Bioética, UCV

Lo más urgente no es la eutanasia

 Última hora

Eutanasia / Noticias / BIOÉTICA PRESS

Lo más urgente no es la eutanasia
07 junio
10:37 2018

La gran laguna que tenemos en España no es la eutanasia. Lo urgente es atender bien a los enfermos. Las peticiones de eutanasia, más que una victoria de la autonomía del paciente, no serían sino un fracaso de la solidaridad socio-familiar y de los cuidados.

El suicidio es uno de los grandes quebrantos de la salud en el mundo, la décima causa de muerte. Lo normal es que se deba a trastornos psiquiátricos, de adicciones o desesperaciones vitales. Lógicamente, salvo en algún país y en épocas pasadas, suicidarse no es delito, pero sí está penado el incitar, aconsejar o auxiliar al suicida. Y algunas legislaciones permiten el uso de “tanta fuerza como sea necesaria” para evitar que alguien se suicide.

Aunque alentado y justificado en algunas civilizaciones y periodos históricos, por lo general se ha ocultado al considerarlo desde acto de cobardía a ataque de locura, y muchas veces, un fracaso familiar, social o clínico por no haber anticipado la desesperación de esa persona o brindado apoyo o asistencia.

De ahí la polémica que ahora revive tras el acuerdo del Congreso para debatir una proposición de ley del Parlamento catalán para despenalizar la eutanasia y el suicidio asistido. En los intentos previos siempre se explicó que no era un asunto urgente. Tampoco ahora lo es, teniendo en cuenta la situación del país y los contados casos que reclaman la eutanasia. Una cosa es que haya 60.000 españoles al año que mueran con dolor, la sexta parte de los que mueren; otra muy distinta, que todos pidan la eutanasia. Como dijo la semana pasada Marcos Gómez Sancho, coordinador del Observatorio de Atención al Final de la Vida de la Organización Médica Colegial, “la gran laguna que tenemos en España no es la eutanasia. Lo urgente es atender bien a los enfermos”.

Y como recordó Serafín Romero, presidente de la OMC, la eutanasia no es un “problema médico”, va “totalmente en contra” de la labor médica, y no se hablaría de ella si se aprobara la ley de atención al final de la vida, que se tramita en el Congreso y en la que se garantiza que las personas van a morir en las mejores condiciones posibles.

El apoyo social que parece recibir, más de los sanos que de las asociaciones de pacientes o discapacitados, mezcla términos y situaciones, muchas veces no fáciles de discernir, como encarnizamiento, dolor insoportable, suicidio asistido y sedación paliativa. No hay que olvidar que en ocasiones una misma medida puede curar o ser desproporcionada.

Las peticiones de eutanasia, más que una victoria de la autonomía del paciente, no serían sino un fracaso de la solidaridad socio-familiar y de los cuidados oportunos. (Editorial. Diario Médico 1/20-V-2018). (Ver artículo original AQUÍ)

Artículos Relacionados

Lo más urgente no es la eutanasia
Relevancia
Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *

Suscríbete a Nuestras Newsletters





Selecciona lista(s):




Bioética en el cine

Máster Universitario de Bioética

Temáticas

Ver más

Contacta con Nosotros:

*
*
Suscribete a nuestros Newsletters

Selecciona lista(s):