Observatorio de Bioética, UCV

Trasplante de pene, ¿tiene alguna dificultad ética?

 Última hora

Noticias / Trasplante de órganos / BIOÉTICA PRESS

Trasplante de pene, ¿tiene alguna dificultad ética?
20 noviembre
12:52 2017

No hay que resaltar que los aspectos positivos de esta práctica quirúrgica son indudables; pero como pasa con otros tipos de trasplantes, especialmente el de cara, hay aspectos éticos que conviene no soslayar.

Las causas por las que es posible que se necesite un trasplante de pene pueden ser diversas, entre ellos accidentes laborales, afecciones tumorales y anormalidad congénita severa del pene. También puede requerirse por afecciones tras una circuncisión, lo que se da especialmente en determinados países en los que esta práctica es habitual.

En relación con ello, ahora se publican los resultados satisfactorios del primer trasplante de pene. El receptor fue elegido entre 12 posibles candidatos en base a parámetros inmunológicos que podían minimizar las complicaciones de un tratamiento inmunosupresor a largo plazo, así como a las características psicológicas del candidato. El paciente elegido tenía 21 años, había perdido el pene 3 años antes del trasplante, tras una circuncisión ritual complicada con una gangrena, que le ocasionó la perdida de las funciones normales de dicho órgano, lo que le produjo trastornos emocionales y psicológicos objetivos.

La operación duró 9 horas. Aunque durante el periodo post-operatorio surgieron algunas complicaciones, la función peneana, tanto en lo que se refiere a la actividad sexual como urinaria, se recuperó normalmente.

No hay que resaltar que los aspectos positivos de esta práctica quirúrgica son indudables; pero como pasa con otros tipos de trasplantes, especialmente el de cara, hay aspectos éticos que conviene no soslayar.

La valoración ética del trasplante de pene, según los mismos autores del trabajo, es compleja. Lo primero que hay que considerar es que el candidato al trasplante esté bien informado del riesgo-beneficio de esta práctica quirúrgica, pues adicionalmente a los riesgos físicos y la necesidad de utilizar terapia inmunosupresora a largo plazo, también puede conllevar problemas sociales y psicológicos indudables, por lo que el manejo del paciente debe hacerse con la máxima sensibilidad, sobre todo para proteger su privacidad, con el objeto de evitar cualquier estigmatización o discriminación que el trasplante pudiera ocasionarle.

Compartir en: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest
Trasplante de pene, ¿tiene alguna dificultad ética?
Relevancia
Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

1 comentario

  1. FEDERICO SANDOVAL OLVERA
    FEDERICO SANDOVAL OLVERA noviembre 22, 04:47

    Miembro del comité de ética de la facultad de medicina.

    Responder a este comentario

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *

Máster Universitario de Bioética

Bioética en el cine

Suscríbete a Nuestros Newsletters

Selecciona los Newsletters:

Donaciones

Contacta con Nosotros:

Nombre:*
E-mail:*
Mensaje:
Suscribete a nuestros Newsletters

Selecciona lista(s):