Observatorio de Bioética, UCV

CRISPR. Estados Unidos se suma a la edición genética de embriones

 Última hora

Genética y genómica / Noticias / BIOÉTICA PRESS

CRISPR. Estados Unidos se suma a la edición genética de embriones
11 agosto
12:57 2017

Parecen haberse superado en gran medida los problemas de mosaicismo y mutaciones offtarget encontrados en los anteriores estudios

El pasado 26 de julio, la revista MIT Technology Review anunciaba que por primera vez en Estados Unidos se había aplicado la técnica CRISPR en embriones humanos, en un estudio liderado por el embriólogo Shoukhrat Mitalipov de la Health and Science University de Oregón.
La edición genética de embriones humanos ya había sido realizada con anterioridad en China, al menos en tres ocasiones. Así, dos artículos de 2015 (ver AQUÍ) y 2016 (ver AQUÍ), respectivamente, reportan la aplicación de CRISPR sobre embriones humanos no viables. Posteriormente, en 2017, otro artículo informaba de la aplicación de CRISPR sobre embriones humanos, esta vez viables (ver AQUÍ). En todos los casos los resultados han revelado que todavía existen serios obstáculos de seguridad y eficacia como para poder pensar en utilizar el método en aplicaciones médicas. Así, el porcentaje de embriones en los que la edición fue completamente exitosa fue muy reducido, y además se produjeron efectos no deseados como el mosaicismo (cuando solo algunas de las células del embrión incorporan el cambio deseado) o las mutaciones offtarget (fuera de objetivo).
Los resultados del nuevo estudio fueron publicados el pasado 2 de agosto en Nature. Lo que resulta más relevante no es que por primera vez se hayan editado embriones humanos viables en EEUU, sino que en el trabajo parecen haberse superado en gran medida los problemas de mosaicismo y mutaciones offtarget encontrados en los anteriores estudios.
El experimento consistía en corregir una mutación en el gen MYBPC3, causante de una enfermedad cardíaca. La mutación se encontraba en el ADN de los espermatozoides que se utilizaron para fecundar los óvulos. Los investigadores cultivaron 131 embriones durante tres días, tras lo cual disgregaron sus células para analizarlas. Para producirlos, los espermatozoides y los componentes del sistema CRISPR-Cas9 se coinyectaron simultáneamente en los óvulos. Esta introducción tan temprana del sistema de edición genética al parecer puede evitar que algunas células no incorporen el cambio deseado y reduce las probabilidades de que el sistema actúe en lugares del genoma no deseados. Por otra parte, se aprovechó un mecanismo de corrección único en lo embriones en sus primeras fases. Tras el corte de la fracción defectuosa del gen, la posterior corrección no ocurría usando la plantilla de ADN sintético aportada, sino que el embrión utilizaba la copia sana del gen (que le venía dada de la madre) como plantilla.
Sin embargo, los autores del trabajo señalan que la técnica todavía debe “optimizarse antes de que se pueda considerar la aplicación clínica de la corrección de la línea germinal”, que consistiría en editar embriones y después implantarlos en el útero de una mujer con el objetivo de generar bebés sanos. A parte de las cuestiones de seguridad aún por resolver, otro problema ético de estas aplicaciones es la imprevisibilidad de los riesgos para los individuos modificados genéticamente, pues los primeros días del desarrollo embrionario son solo una pequeña fracción del proceso de desarrollo del individuo, y numerosas complicaciones podrían pasar inadvertidas en los estudios. Otra preocupación es que este tipo de aplicaciones abra la puerta a la producción de niños “de diseño”. Finalmente, la manipulación y destrucción de embriones humanos es éticamente inadmisible, cosa que se da en el último de los tres trabajos comentados, pues en el él se produjeron 131 embriones humanos que fueron utilizados en sus experiencias y destruidos.
Para concluir, Juan Carlos Izpisúa, el conocido bioquímico español, famoso por sus investigaciones acerca del embrión humano y uno de los autores del tercer trabajo más arriba citado, recientemente afirmaba en el periódico “El Mundo” que “la ciencia no lo explica todo, hay algo divino”.
 
Compartir en: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest
CRISPR. Estados Unidos se suma a la edición genética de embriones
Relevancia
Temáticas
Compartir

Acerca del autor

OBSERVATORIO DE BIOETICA UCV

Artículos relacionados

0 comentarios

Escribe un comentario

Su email no será publicado.
Los campos requeridos están marcados *

Máster Universitario de Bioética

Bioética en el cine

Suscríbete a Nuestros Newsletters

Selecciona los Newsletters:

Donaciones

Contacta con Nosotros:

Nombre:*
E-mail:*
Mensaje:
Suscribete a nuestros Newsletters

Selecciona lista(s):